Las Bandas de Música de Somontín

Veo que seguimos ayudando a matener vivo el recuerdo de la grandeza de Somontín. Felicito a los escribanos del reportaje sobre las bandas de música de Somontín en el siglo XX, en el que humildemente yo estoy presente.

Recuerdo aquellas maravillosas tardes en las que un grupo de chiquillos, y algún que otro mozuelo, aprendiamos los rudimentos de la "solfa" con mi tío José Portaz. Utilizábamos el método de Hilarión Eslava, y a duras penas fuimos llegando a la temida lección 58 que ocupaba la última página de aquel método. Todos deseabamos terminarlo porque eso significaba que inmediatamente accederíamos a la tan deseada Banda.

Yo, por entonces tenía 10 años recién cumplidos, y se decidió, siguiendo el consejo de mi tío José, que yo debía tocar el saxofón. Mi tío Luis (Luis "nena"), que vivía en Madrid, contactó con Juan "Cates", (al que nombra Gervasio en su artículo) para ver si podía venderle alguno de sus viejos saxofones. Al poco tiempo recibimos en mi casa al que forma parte de uno de mis tesoros, un viejo saxofón Selmer, Mark V, que sonaba estupendamente, y con el que hicimos nuestros pinitos en la banda.

Recuerdo las tardes de Academia (como decía mi abuelo Juan Florentino), en las que pasábamos las horas haciendo embocadura, y perfeccionando aquellas "piezas" que terminaban sonando muy bien. Recuerdo nítidamente que la primera en la que yo participé era una marcha que se llamaba "Bajo la Doble Águila", una marcha americana que luego escuché en alguna película de guerra, o de basebol.

No voy a añadir más títulos, porque ya Ramón nos ha ilustrado profusamente, pero sí quisiera para terminar contar que también hicimos nuestras "galas" fuera del pueblo, porque un año (no recuerdo si fue en el 81 u 82) fuimos a tocar a las fiestas de Lúcar, en el verano, amenizando la romería desde Lúcar a Cela, ida y vuelta. Íbamos en el camión de Gallardo, en el remolque, por supuesto, y nos lo pasamos de maravilla. Luego nos convidamos en el Bar del Roscos ¿?, y por la noche estuvimos un ratito en el baile.

Luego, los estudios, la mili, el trabajo, fue haciendo erosiosionarse aquella maravillosa Banda, que un día de los años setenta quiso rescatar mi tío José Portaz, con gran acierto, pues los que tuvimos la suerte de participar en ella siempre guardaremos un grato recuerdo de la Banda y de él.

Podría contar decenas de anécdotas de la banda, pero me gustaría que hubiera más gente que participara.

Un abrazo, y nos vemos en la Aurora del 15 de agosto.

Teo Oliver

Foro: 
Somontinero's picture

Hola Teo,

No te cortes y escribe más cosas. Si es un artículo completo, mejor.

He copiado tu comentario al apartado de la "Banda de Música de José Portaz", que es su sitio. Si no te importa, copialo tú también en el mismo sitio y así aparecerá con tu usuario y borro el que yo he copiado.

No había activado los comentarios en este artículo, pero ya está.

Gracias por tu aportación.

Un abrazo,

Ramón Navío